Los medios de comunicación y memoria de la dictadura

El curso busca proporcionar elementos teóricos y prácticos para reflexionar sobre el papel de la comunicación en la formación de la memoria colectiva, haciendo hincapié en la construcción de la imagen del período 1976- 1983. Su planteo conceptual considera que la formación de la memoria es un proceso de comunicación social y que existen diversos modos de conceptualizar a ésta que implican distintas maneras de pensar a aquélla. En definitiva, plantea a la constitución de la memoria como un proceso complejo en el que distintos sectores sociales tratan de imponer, bajo las condiciones del presente, sus propias interpretaciones del pasado. Mediante el análisis de casos concretos, propone considerar el rol que los mass-media tuvieron durante la dictadura y se ocupa también de analizar el peso que los medios poseen hoy como proveedores de insumos para la construcción de la memoria. Al abordar este último punto, se ocupa asimismo de los distintos relatos (de la “guerra sucia”, la “teoría de los dos demonios”, de las “violaciones a los derechos humanos”, la reivindicación de los desaparecidos como militantes revolucionarios, el énfasis en el drama existencial de víctimas y familiares, etc.) que a lo largo del tiempo enmarcaron las representaciones de esta etapa crucial.

Aprobado por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. 

Carga horaria: 30 horas cátedra

Capacitador:

Gassmann, Carlos Eduardo. Periodista y Licenciado en Comunicación Social, U.N.L.P.

Objetivos

Se busca que los docentes (y también sus alumnos, a través del reaprovechamiento que los profesores puedan hacer del curso volcándolo en su trabajo en el aula) puedan: a) Reflexionar sobre la complejidad del proceso de construcción de la memoria colectiva y sobre el papel que, como docentes o ciudadanos, estamos llamados a cumplir dentro del mismo. En ese sentido, insistiendo en que debemos participar del combate por la memoria, no atribuyéndonos la posesión de una verdad absoluta, sino partiendo del compromiso con nuestros propios valores éticos y políticos. b) Pensar de un modo más complejo, despegado del sentido común y de los juicios apriorísticos, la naturaleza de los mass-media y su influencia social. c) Conocer otros modelos teóricos de la comunicación, que van más allá del tradicional y cuestionable esquema emisor-mensaje-receptor (pensado únicamente en función de la eficacia persuasiva) o de la suposición de un receptor pasivo y alienado (que sólo puede ser objeto de manipulación). Plantear la comunicación como un espacio de construcción social del sentido del que participan activamente tanto productores como consumidores (ello puede incluso servir a los docentes para analizar y reconsiderar sus propias prácticas pedagógicas, que también consisten en procesos de comunicación). d) Repensar desde un ángulo particular (el papel que entonces jugaron los mass-media) un momento clave de nuestra historia reciente, cuyas consecuencias siguen pesando sobre el presente. e) Reflexionar sobre, si no la culpabilidad, la responsabilidad que les cupo en lo acontecido durante el período 1976-1983 a distintos sectores de la sociedad civil, entre ellos los propietarios de medios y los periodistas. f) Ejercitarse en la lectura crítica de los mensajes que nos llegan a través de los medios de comunicación de masas.

Contenidos


Nociones fundamentales de los estudios sobre memoria

La noción de memoria. El pasado visto por la historia como disciplina y su diferencia con las construcciones de la memoria social. Los “lugares de memoria”. Vectores de la memoria. Historia, memoria y narración. Usos del pasado y abusos de la memoria. Memoria “literal” y memoria “ejemplar”.

La memoria como proceso de comunicación
Distintos modelos teóricos para pensar la comunicación: como transmisión de información, determinada por condiciones estructurales y como espacio de construcción de sentidos. Diferentes maneras correlativas de concebir la formación de la memoria: transmisión de la memoria, la memoria como campo de las luchas ideológicas y la construcción de la memoria colectiva. Ejercicios de reconocimiento de las distintas perspectivas.

El papel de los medios de comunicación durante la dictadura
La producción, circulación y consumo de la información en condiciones excepcionalmente restrictivas. Control y censura directa. Los casos de la televisión y la radio. El comportamiento diferenciado de los medios gráficos: oposición, resistencia, colaboración y complicidad con el régimen. Las modificaciones en las condiciones del consumo y la pervivencia de la “recepción activa”. Sumergirse en el horror a través del buceo por las hemerotecas. Un juicio pendiente: la responsabilidad de distintos sectores de la sociedad civil en el genocidio. Comparación del caso argentino con otras sociedades que emergieron de una etapa traumática.

Los mass-media como proveedores de insumos para la construcción de la memoria colectiva del período 1976-1983
Recomposición del espacio público a partir de la recuperación democrática. De las condiciones “excepcionales” a las condiciones “normales” de operación de los medios. La noticia como mercancía y el “show del horror”. Los aniversarios como momentos de condensación de las memorias en conflicto. La historia de la memoria de la dictadura: los sucesivos relatos (la “guerra sucia”, la “teoría de los dos demonios”, las “violaciones a los derechos humanos”, la reivindicación de los desaparecidos como militantes revolucionarios, el énfasis en el drama existencial de familiares y víctimas). Ilustración mediante el análisis de materiales concretos.

Promoción de la lectura crítica de los mensajes de los medios
El mito de la “objetividad”. La unilateralidad de la perspectiva de los “aparatos ideológicos”. La construcción del acontecimiento. Las múltiples puestas en discurso y la pluralidad de lecturas posibles. Los mass-media como fábricas que producen “actualidad”. Comportamientos del consumidor: la lectura “ingenua”, la lectura “conspirativa” y la lectura “crítica”. Ejercitaciones con materiales gráficos y audiovisuales.

Evaluación

Se exigirá que se asista como mínimo al 85 % de las clases. Cumplido el requisito de la asistencia, la evaluación de cada capacitando será producto de su desempeño en los trabajos prácticos y un trabajo final.